Por qué este GIF sobre el cambio climático se ha vuelto viral (y qué podemos aprender de ello)

Es posible que ya hayas visto este GIF en las redes sociales; en caso contrario, no creo que tardes mucho.

5_9_16_Andrea_TempSpiralEdHawkins

La imagen muestra, para los últimos 166 años, cómo han variado mensualmente las diferencias de temperatura comparadas con la media de 1850-1900. Es decir, cuánto más cálido (o frío) ha sido un año respecto de la segunda mitad del s. XIX. La variación describe una espiral hipnótica que se aproxima, en este 2016, a las líneas de 1,5ºC y 2 ºC. Estos límites, marcados en rojo, representan el consenso actual sobre las el incremento de temperatura que no deberíamos superar, a fin de evitar los efectos más catastróficos e impredecibles del cambio climático. Pero no son una línea mágica que nos protege, ni un precipicio a partir del cual todo se desmorona: sencillamente, hemos concluido que somos incapaces de prever con exactitud qué pasará a partir de los 2 grados, así que mejor intentamos evitarlos. Por debajo también hay –y el verbo se conjuga en presente, puesto que muchos de estos efectos ya se están observando y hemos consumido uno de esos dos grados- consecuencias: subida del nivel del mar, aumento de los fenómenos meteorológicos extremo, retroceso de glaciares, escasez de agua potable, dispersión de enfermedades tropicales, alteración de ecosistemas o blanqueamiento del coral. Así que lo que nos muestra el GIF es una carrera desbocada hacia el borde del ring. Si tocamos la cuerda y nos caemos no nos descalifican, pero el golpe nos dolerá mucho.

Pero a lo que íbamos: ¿por qué este GIF y todas las noticias que lo contienen se han compartido miles de veces? Cada mes tenemos un resumen del aumento de temperaturas, y el grado de difusión no es ni comparable. La mayor parte de los gráficos de anomalías de temperatura son más o menos como estos: o bien

ChZlqXfWkAA92Z1

Fig 2.2_rev1-01

201001-201012.gif

Son relativamente fáciles de interpretar, y algunos, como el último, contienen datos puntuales, estimación del error y una tendencia para visualizar mejor los datos. Y pasan desapercibidas. De hecho, los valores de las anomalías son más sencillos de leer en estas imágenes que en la espiral. ¿Y entonces?

Pero más aún: los resultados que Ed Hawkins muestra en el GIF ya los había hecho públicos hace unos días, primero en la forma tradicional (ejes X-Y para años-temperatura), y después en el círculo, pero estático. Obtuvieron un eco moderado, el habitual entre aquellos interesados en el tema.

ed hawkins climate

Han pasado de moverse en parámetros normales a que el GIF en espiral les haya roto, literalmente, los servidores.

ed hawk clim4.jpg

¿Qué podemos aprender de ello? Afortunadamente, Ed Hawkins ha colgado en las últimas semanas unos cuantos tuits que muestran los datos de forma distinta, lo que nos permite (intentar) discriminar la influencia de los factores por separado. Una consideración previa: nunca sabemos qué va a funcionar en comunicación del cambio climático. A veces vamos a ciegas y, sorprendentemente, damos con la tecla

  1. Es un GIF, no una imagen estática. Cualquier noticia funciona mejor con imágenes, y cualquier tuit funciona mejor con un GIF, porque nos llama la atención, nos interese o no. A pesar del magnetismo estético, el primer tuit de Hawkins con la espiral, estática (JPEG), se quedó a mucha distancia de la viralidad del GIF.ed hawk clim3
  2. El GIF es bonito (hay varios comentarios al respecto en Twitter). Bonito de bonito: hipnótico, colorido, apetece verlo aunque nos esté contando algo terrible. Aunque se mueva, tiene que ser bonito: el 22 de abril Ed Hawkins colgó un GIF con los mismos datos, pero no tuvo apenas repercusión (poco más de 20 retuits).ed hawk clim2.jpg
  3. Es diferente. Ni los periodistas, ni los investigadores, ni los divulgadores, ni la mayoría de la gente estamos acostumbrados a que se nos presenten los datos de forma innovadora y sorprendente. Esperamos gráficos de barras, líneas ascendentes o mapamundis coloreados en rojo. No una imagen mesmerizante que podríamos mirar durante horas.
  4. Nace de la colaboración. Aunque todo el ruido mediático se lo está llevando Hawkins, fue otra persona (como él mismo reconoce) quien le propuso la idea de la espiral: Jan Fuglestvedt. No basta con tener una buena idea, o con ser bueno con los datos: hay que juntar creatividad y técnica. Mirad los tuits y gráficos anteriores de Hawkings y comparadlos con el que hace a partir de la inspiración de Fuglestvedt.
  5. Se acaba beneficiando del efecto alud: se empieza a compartir y claro, al ver que tiene éxito más gente la comparte o la incrusta en noticias, lo cual hace que aún se viralice más, con lo cual se comparte más, etc… Si no, ¿por qué estoy escribiendo yo de ello?

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s