Cambiemos los osos polares por cucarachas

Esta mañana me he despertado y he puesto, como de costumbre, la radio. En una de las pausas publicitarias, la voz siempre jovial de una mujer que se hace llamar Rosa Márquez nos avisaba de que debíamos aprovechar las ofertas de El Corte Inglés, “ahora que ha llegado el frío”.

5694d8e52f91c1a74293b299

O han hecho la sesión de fotos en una cámara frigorífica, o la sonsrisa de este modelo del ECI es un rictus debido a la fiebre.

Yo, en ese momento, sujetaba una taza tibia de café con leche, e iba con manga corta y una rebeca vieja. Lo que me ha llamado la atención no es el eslogan sobre la necesidad de comprar ropa de abrigo en un momento en el que aún no me hace falta, sino el hecho de que El Corte Inglés, famoso por anunciar prendas otoñales cuando aún estamos tostándonos a treinta grados en la playa, haya tenido que esperarse hasta mitad de enero para publicitar su colección de invierno. Y de hecho, a pesar de que Rosa casi me convence de comprarme un jersey de cuello vuelto que nunca me pondré, no he encendido la calefacción en todo lo que llevamos de enero –ni en diciembre tampoco.

Poco después, cuando aún seguía pensando en lo inusual y revelador del anuncio, me han avisado de un tuit (gracias, @almujul) que es aún más explícito.

cucarachas almujul

Cucarachas en enero. Lo realmente preocupante es que no es la única noticia que me ha llegado (mi madre y un amigo me han avisado de avistamientos recientes); de hecho, hace un par de semanas vi un ejemplar correteando tranquilamente por la calle. Y ya sé que sueno a abuelo en las noticias, diciendo que “nunca había visto llover así”, pero creedme: nunca había visto cucarachas en invierno.

Así que quizás habría que empezar a cambiar los referentes. Quizás, como bien ha dicho @almujul, deberíamos dejar de pensar en osos polares, con los que no nos cruzaremos nunca (por suerte para ellos) y asociar el cambio climático a la proliferación de plagas, con lo que conlleva a nivel sanitario y estético. Quizás deberíamos preguntarnos si realmente necesitamos toda esa ropa tan abrigada. Quizás lo que nos depara el calentamiento global son trampas de Cucal y un armario ropero lleno aún de naftalina y jerseys a mitad de enero.

cucal-trampa-cucarachas-230px_090415_1428611214_80_

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s